La almohada cervical está confeccionada en su exterior con puro algodón que aporta suavidad a la piel. Su relleno contiene una mezcla de flores y plantas de estación cómo lavanda, menta, manzanilla, marcela, romero, entre otras hierbas. También semillas de lino, arroz y aceite esencial de lavanda.

Modo de uso: En caliente, ayuda a disminuir síntomas de artritis, dolor de espalda, dolor de oídos, tendinitis, sinusitis, dolor de hombros, dolores musculares, tensión cervical, cuello y nuca entre otras. En frío ayuda a disminuir el estrés y alivia las migrañas, entre otras propiedades.
Se calienta en horno convencional o eléctrico: prender el horno, una vez que esté caliente, apagarlo y colocar la almohada en bandeja tapada unos minutos. Luego retirarla y usar.
Microondas: calentar por espacios de 30" hasta lograr la temperatura deseada. Importante no extender más de 30 segundos, ya que puede quemarse.
Se enfría dentro del estuche plástico original dejándolo unos minutos en el freezer o en la heladera hasta su uso. También se puede usar a temperatura ambiente.

 
Almohada terapeutica "cervical"
$900,00
Cantidad
Almohada terapeutica "cervical" $900,00

Conocé nuestras opciones de envío

La almohada cervical está confeccionada en su exterior con puro algodón que aporta suavidad a la piel. Su relleno contiene una mezcla de flores y plantas de estación cómo lavanda, menta, manzanilla, marcela, romero, entre otras hierbas. También semillas de lino, arroz y aceite esencial de lavanda.

Modo de uso: En caliente, ayuda a disminuir síntomas de artritis, dolor de espalda, dolor de oídos, tendinitis, sinusitis, dolor de hombros, dolores musculares, tensión cervical, cuello y nuca entre otras. En frío ayuda a disminuir el estrés y alivia las migrañas, entre otras propiedades.
Se calienta en horno convencional o eléctrico: prender el horno, una vez que esté caliente, apagarlo y colocar la almohada en bandeja tapada unos minutos. Luego retirarla y usar.
Microondas: calentar por espacios de 30" hasta lograr la temperatura deseada. Importante no extender más de 30 segundos, ya que puede quemarse.
Se enfría dentro del estuche plástico original dejándolo unos minutos en el freezer o en la heladera hasta su uso. También se puede usar a temperatura ambiente.